katia Humenyuk

Como inspirar y expirar la creatividad

Katia Humenyuk

Todos nos expresamos de una manera,  manera de hablar, de pensar, de ver y entender las cosas, nuestra manera de darnos por aludidos por la vida y de devolver  de alguna manera lo que nos fue enseñado. 

Somos cuerpos de carne y hueso inspirados constantemente por nuestro propio sentido de supervivencia. Lo mejor de todo es que además de sobrevivir, vivimos. Vivimos a cada paso que damos añadiendo más sentidos  y colores que se mezclan con la sangre roja que corre por nuestras venas.  Somos más abiertos y más sensibles al mundo. Nos desvivimos por adquirir  más formas por las que fluir y poder comunicarnos. ¡Más sentidos! ¡Más brazos, más ojos, más lenguas y oídos, más piernas, más piernas, más de esto y de aquello!.

Cuando estamos en proceso de creación, no buscamos tener todo aquello que poseen los demás. No necesitas bailar igual  que él, ni sentir lo mismo que ella. Pero algo estamos buscando… quizás sea «ser perfecto» o «lo suficientemente bueno» ¡O la mezcla de todo lo anterior!. ¡Pues Felicidades! ¡Porque ya lo eres! ¡Lo estás siendo en este momento!.

¡Eres perfecto! Y eres perfecto, no en el significado literal de la palabra porqué ninguno lo somos, sino por la belleza que creas solamente con vivir.

¿Qué aporto a mi creacion?

¿Qué es lo que pienso cuando pienso?

¿Qué es lo que pienso cuando creo? 

¿Qué es lo que pienso cuando imagino?

¿Qué es lo que pienso cuando improviso?

Todas las preguntas parten de la misma cosa:

En coger y soltar el aire. Así de simple. Constante movimiento, consciente o inconsciente que utilizo para retroalimentar a mi alma y cuerpo.

Mi capacidad de coger aire:  como recibir información, sentir, percibir, buscar, analizar y añadir.

Con mi capacidad de soltar aire: Entregar insistir, repetir, convertir, cambiar, dejar, inspirarme o inspirar a alguien.

Es lo que aumenta mis capacidades de creación por veces infinitas. 

Cuando no sabes quién eres, qué buscas ni qué quieres, tu cuerpo y mente trabajan para ti y tus necesidades.

Cuando sabes quién eres, qué buscas y qué quieres, eres tú.

Mientras sientas esa necesidad de búsqueda constante que te atraviese y te rompa para luego construirte de vuelta , serás TÚ y tu «YO» perfecto  del momento que ya es. 

El «cómo lo hacemos» y el «para qué lo hacemos» lo convierte en algo bello y totalmente verdadero por si solo, capaz de llegar mucho más hondo  que cualquier otra razón.

Por lo tanto vamos a crear, creyendo en nosotros mismos y en nuestras acciones…